Soluciones en nube

El concepto de computación en nube (en inglés, cloud computing) se refiere a la utilización de la memoria y la capacidad de almacenamiento y cálculo de los ordenadores y servidores, compartidos e interconectados a través del Internet, siguiendo el principio de grid computing.

 

En un sistema operativo disponible en el Internet desde cualquier ordenador y en cualquier lugar, se puede tener acceso a la información, archivos y programas en un solo sistema, independientemente de la plataforma.

 

El almacenamiento de datos se realiza en servicios que puede accederse desde cualquier parte del mundo, en cualquier momento y sin necesidad de instalar software o almacenar datos. El acceso a los programas, servicios y archivos es remota, a través del Internet – de ahí la alusión a la nube. El uso de este modelo (ambiente) es más viable que el uso de unidades físicas.

 

A continuación se presentan las principales ventajas de la computación en nube:

Beneficios clave

La mayoría de las veces el usuario no tiene que preocuparse por qué sistema operativo y hardware está utilizando en su ordenador personal, y se puede acceder a sus datos en la ``nube computacional``, independientemente de éstos;

El trabajo corporativo y el intercambio de archivos se hacen más fáciles, ya que toda la información está en el mismo ``lugar``, es decir, la ``nube computacional``;

Todo software y datos se pueden acceder en cualquier lugar, bastando simplemente que haya acceso al Internet, ya se encuentran más limitados al entorno informático local ni dependen de la sincronización de medios extraíbles.

El usuario tiene mejor control de gastos cuando utiliza aplicaciones porque en los sistemas de computación en nube se paga sólo por el tiempo de utilización de los recursos. No es necesario pagar por una licencia completa para la utilización de software;

Reduce la necesidad de mantener la infraestructura física de las redes cliente / servidor locales, así como la instalación de software en los equipos de negocios, ya que queda a cargo del proveedor de software en la nube; basta con que los computadores cliente tengan acceso al Internet;

El costo de adquisición y mantenimiento de los equipos se reduce significativamente, ya que existe necesidad de una infraestructura más pequeña, apenas la suficiente para facilitar el acceso a los servicios y servidores en nube;

La infraestructura necesaria para una solución de computación en nube es mucho más liviana que la solución de hosting tradicional o alojamiento, consumiendo menos energía, refrigeración y espacio físico, contribuyendo así a la conservación y uso racional de los recursos naturales.